Saltear al contenido principal

Ruta en moto por la Alpujarra. Desde Lanjarón hasta Canjáyar por Trevélez

Una ruta tradicional entre los morteros, sobre todo andaluces, que solemos utilizar la excusa de darnos un paseo en moto para hacer una visita turística y gastronómica por la zona, incluso para pasar el fin de semana en cualquiera de las casas rurales de la zona.

Aunque es cierto que los paisajes y la gastronomía son impresionantes, en cuanto a carretera, únicamente puedo recomendar el trayecto una vez pasas Trevélez ya que la experiencia, como podéis ver en el vídeo, es de una carretera masificada que solo puedes disfrutar si adelantas de forma imprudente y te juegas el tipo, eso sí, solo desde la subida a Lanjarón hasta Trevélez, la zona más turística. Una vez pasas de Trevélez el cambio es radical y te permite disfrutar muchísimo.

Quizás esta sea la clave de otra de las cosas que no me gusto nada de la primera parte del trazado. Esa pequeña parte de motoristas que no respetan la circulación, las latas y lo que es peor, al resto de morteros. Os cuento mi experiencia.

Desde la misma autovía, una vez pasas Granada, encuentras los desvíos para Lanjarón y Órgiva. Antes de dejar la autovía hicimos una parada para tomar café en uno de los restaurantes a pie de carretera y no hacíamos más que ver morteros que nos saludaban y tomaban el desvío, por lo que ya estaba pensando que la ruta iba a ser una pasada (me gusta rodar en grupo). Mi sorpresa vino cuando comenzamos a subir. A los pocos km respetando el tráfico y las normas de adelantamiento (señalización vertical y líneas divisorias) aguantando domingueros enlatados, comenzaron a pegarse a la cola muchos carbonillas que sin esperar una oportunidad clara de adelantamiento o , al menos, que la propia vida y las señales lo permitieran, comenzaron a adelantar en curvas ciegas cerradas, tanto por el interior como por el exterior, a punto de tirarnos a nosotros y provocando el nerviosismo y los volantazos de los coches que Iban en nuestro sentido y en sentido contrario.

He rodado en solitario y en grupo, despacio y muy rápido por todo tipo de carreteras en todo tipo de condiciones climáticas, incluso obre hielo, pero nunca había tenido por mi seguridad como ese día, y es una pena que fuera por culpa de otros motoristas. Este tipo de gente son los causantes de que nos vean al resto de morteros y únicamente puedan ver un peligro. Luego es que «vamos como locos» por la carretera. Pero esto quizás sea para debatir en otro artículo.

Una vez pasas Trevelez, como te comentaba, todo cambia radicalmente. El pueblo lleno de gente, aparcamientos y parkings llenos de coches y motos que luego dan la vuelta y bajan por el mismo sitio por donde han subido, perdiéndose la parte más bonita de la alpujarra.

Desde Trevélez bajamos por el único camino posible para ir a parar a la A-4130 y recorrer la Alpujarra. Iremos buscando el primer pueblo que tenemos, jubiles. Hay que tener cuidado por qué el primer desvío que encontramos no está bien señalizado y es bastante probable equivocarnos. Tienes que tomar el desvío en dirección Cadiar. La carrterara se estrecha pero el paisaje va a mejorar.

Desde aquí con lo único que debes tener cuidado es con los desvíos que te vas a encontrar dentro de los pueblos, aunque lo único que te puede pasar es perderte un poco por dentro del pueblo, lo que tampoco está mal por qué todos merecerían una visita y una parada en el primer bar que encuentres.

Con lo que sí tienes que tener previsión es con la gasolina. En la zona hay muy pocas, así que te recomiendo que llenes en Trevélez. En esta ruta, la siguiente la puedes encontrar en Laroles.

Hay otro cruce en el que es bastante posible que te pases, es el que te encuentras poco después de Bérchules, que hay que tomar en dirección Mecina Bombarón para continuar por la A-4130.

Desde allí hasta Laroles no tiene pérdida, y desde Laroles tienes dos opciones:

  • Subir en dirección al puerto de La Ragua y desviarnos hacia Bayárcal para salir a Paterna del Río y Láujar: Las vistas son una pasada, pero la carretera en muchos tramos está bastante rota, así que en función de la máquina que lleves puede resultar bastante incómoda.
  • Bajar desde Laroles a Cherín para seguir por Alcolea hasta Láujar, con lo que te quitas km y tienes un trazado que permite divertirte.

Desde Láujar todo es carretera de dos carriles, rápida y divertida siempre que no encuentres tráfico. Y si cuando lleges a Ohanes te has quedado con ganas de curvas, no dudes en subir a Ohanes y llegar hasta Abla. Puedes ver más información de ese tramo en este enlace.

Volver arriba