El Puerto de Larrau es uno de los más bonitos que he subido, a pesar de que la carretera no es muy larga y el primer tramo no es gran cosa, desde que pasas cierta altitud pasa a tener una de las vistas más impresionantes del Pirineo.

 

Accedemos desde Navarra, desde el Pueblo de Isaba, por la NA-137. Casi al salir encontramos un desvío a la izquierda hacia la NA-140, por la que continuaremos por curveando unos km hasta dar con la NA-2011. Es en esta donde empieza la diversión de verdad.

[AdSense-A]

A pesar de no tener señalización horizontal es bastante amplia y al asfalto da la suficiente confianza como para abrir gas sin miramientos. Por ella iremos serpenteando y subiendo en altitud. Ojo, ganas altitud muy rápido y la temperatura y el clima que tienes al empezar la carretera no tiene nada que ver con lo que encontrarás arriba. No comentas el error que cometí yo de quitarte capas para ir más cómodo, arriba las echarás en falta, incluso agradecerás un traje de agua.

 

Si desde abajo ves nubes prepárate para encontrar una niebla muuuy húmeda y unos 15 grados menos de temperatura.

 

Una vez pasas los primeros km los árboles desaparecen, pasas una explanada desde la que hay una foto impresionante y un paso canadiense. Aquí es donde comienzas a ascender de verdad. El asfalto de calidad se mantiene.

Al coronar encuentras un túnel que hace de frontera, sin puesto ni controles ni nada y al cruzarlo ya estás en Francia. No solo eso si no que tendrás la sensación de haber entrado en otro mundo. Tanto el clima como las vistas cambian drásticamente.

Aquí comienza el descenso, con mucha pendiente y buen asfalto solo durante los primeros km. Conforme avanzas te encuentras con el tradicional gravillon francés, que si ya molesta en subida, en bajada y con tantísima humedad…

A pesar de todo merece la pena, tanto por si mismo como para hacer la ruta circular completa y volver a salir a España por el Puerto de Pierre de Saint Martin